Coaching Profesional

En el Coaching Profesional o Empresarial, el foco del Coach  (“Executive Coach”) es ayudarte a mejorar en las dinámicas específicas del negocio en que trabajas.  Con frecuencia es la propia empresa la que paga la sesión de coaching de su directivo o empleado; en ese caso la empresa es el Patrocinador, pero eres tú el Cliente.

Es frecuente la asociación del término “coaching” con el mundo empresarial. Hasta finales del siglo XX el coaching se limitaba a maximizar el rendimiento humano en los deportes. Al acelerarse el cambio y la complejidad en las organizaciones, el modelo de coaching profesional fue adoptado por compañías pioneras para acelerar el desarrollo de sus directivos y elevar su rendimiento a niveles superiores. Solo posteriormente el campo del coaching se amplió para incluir el coaching personal al ocuparse de áreas de la vida privada de los individuos.

Al decir Coaching Profesional me refiero de una forma más amplia a los procesos de coaching que se ocupan de temas y situaciones de tu vida que tienen una relación más directa con tu faceta como trabajador, emprendedor o profesional; aunque al incidir en la totalidad de quien tú eres, el trabajo y sus beneficios no se limitan a tu vida laboral.

Por ejemplo, puedes desear obtener más energía, foco, dirección, optimismo y/o coraje en las transiciones de la vida relacionadas con lo laboral:

  • encontrar un trabajo; o cambiar de trabajo
  • cambiar de carrera; o arrancar un negocio
  • volver a trabajar o a estudiar tras un largo tiempo sin hacerlo
  • examinar sin prejuicios tus fortalezas y debilidades para preparar mejor las pruebas, exámenes de cualificación profesional o entrevistas de trabajo
  • jubilarse

 

Fuera ya de situaciones de cambio espectaculares, en una fase estable de tu vida laboral puede interesarte …

  • lograr un equilibrio óptimo entre tu vida privada y tu trabajo
  • desatascar una jornada laboral demasiado apretada (diaria, mensual o anual)
  • trabajar menos: ser más capaz de priorizar y ser más eficiente, de delegar, de decir sencillamente ‘no’.
  • dejar el trabajo a su hora, bajar el ritmo, hacer descansos, tomar auténticas vacaciones
  • mejorar conocimientos y habilidades en comunicación, asertividad, aceptación, y/o hacer frente a relaciones con empleados, colegas o directores

Algunos ejemplos concretos y reales de temas de coaching profesional:

  1. Necesito aprender a trabajar a nivel estratégico; me enredo en los detalles.
  2. Necesito sentirme más confiada como líder.
  3. Quiero ser reconocido por mi propio valor; a veces me siento un felpudo.
  4. Quiero comunicarme de una forma más abierta e incluyente, que permita a otros sentirse parte del equipo.
  5. Me gustaría expresarme con confianza y ser fiel a mi misma.
  6. Quiero dejar de postergarlo todo. No consigo rematar las cosas importantes que quiero hacer.
  7. Tengo que tomar una decisión acerca de mi carrera; tomar en cuenta mi salud y el equilibrio que necesito.
  8. Necesito ser más capaz de terminar mis tareas en una cantidad de tiempo razonable, y disfrutar más de mi vida

¿Te animas a probar? Pide tu sesión inicial de pre-coaching, de unos 60 minutos, gratis y sin compromiso, pinchando aquí. O simplemente, llama por teléfono.